Campo - Industria

Para Carbap, la suba del 50% del inmobiliario rural “es una barbaridad”

28.10.2017 Leída: 340 veces

Foto: La Nación

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), el chavense Matías de Velazco, señaló que "es una barbaridad" el incremento promedio del 50% previsto por el gobierno bonaerense para 2018 para el impuesto inmobiliario rural. La noticia se conoce en un momento donde buena parte de la provincia sigue afectada por los excesos hídricos, consignó el diario La Nación.

"A priori es una mala noticia; es una barbaridad, no acompaña a la inflación ni a las paritarias", dijo De Velazco.

Según contó el ruralista, hace 15 días funcionarios de la provincia les habían asegurado que la suba (el tributo ya aumentó 38% en el año) iba a acompañar a la inflación para ubicarse en un incremento en torno del 20 por ciento. "Nos dijeron que no iban a haber sorpresas. Esto es una mala noticia, no tiene relación con el cambio que hubo en la economía", insistió el dirigente.

De Velazco se quejó de la actitud de las autoridades. "El Gobierno piensa que el campo tiene todos los problemas solucionados con la devaluación, la rebaja de las retenciones y la quita de los ROEs (trabas para exportar), pero no es así", dijo.

Para el gobierno bonaerense, el aumento del inmobiliario rural representará para la mitad de los productores un incremento de hasta $ 61 por mes. Sin embargo, el presidente de Carbap consideró que eso "es un cuento". Agregó: "Hay que ver cómo lo toman".

De acuerdo a las autoridades provinciales, hacía doce años no se actualizaba el valor fiscal de los inmuebles. No obstante, De Velazco retrucó: "Dicen que hace 12 años no hay una valuación, pero este año revaluaron 17.000 partidas (se hizo vía el denominado formulario 911, que cambió parámetros para los campos que influyeron en la valuación fiscal)". El ex gobernador Daniel Scioli había apelado en su mandato a un mecanismo similar.

Más allá del incremento, según el gobierno de la provincia de Buenos Aires se eximirá a los pequeños productores que tengan hasta 50 hectáreas y también la segunda cuota de los que sufrieron inundaciones. En tanto, los productores afectados por inundaciones que en 2017 hayan recibido exenciones o postergaciones de vencimientos recibirán igual trato en 2018.

Si bien criticó la suba estimada para el inmobiliario rural, el presidente de Carbap indicó que desde la entidad quieren "analizar en su conjunto" las medidas del gobierno bonaerense. En este contexto, en el caso de ingresos brutos para el agro habrá una exención para los emprendimientos que facturen hasta $ 3 millones. Para las carnicerías la tasa será de 2,5 por ciento, cuando antes debían pagar de 3,5 a 5 por ciento.

Por su parte, Jorge Solmi, dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA), dijo: "Hay que ver cuánta grasa queda después de hacer el chicharrón", en referencia al balance final que le quedaría al productor agropecuario bonaerense luego de tributar el impuesto inmobiliario, ingresos brutos, sellos e impuesto a las trasmisiones gratuita de bienes.

"La actitud del gobierno bonaerense de revisar la carga tributaria está bien; el impuesto a ingresos brutos es un disparate y no debería existir pero hay que ver cómo queda el escenario final para los productores. Si me aumentan la tierra y me sacan ingresos brutos yo no me opondría a eso. El tributo a ingresos brutos es las retenciones bonaerenses. Insisto, hay que ver cómo queda la carga tributaria final para el productor", afirmó.