Policiales

“Nos fuimos como mejores personas”, dijo el juez Juliano

09.10.2019 Leída: 1681 veces


Luego de que tomara estado público una información, acerca de que los hijos de una mujer que muriera tras ser atropellada en el 2015 por un motociclista en Necochea aceptaran perdonar al acusado, además de que acordaran una pena de cumplimiento condicional, dialogamos con el juez que les pidió disculpas a los involucrados en nombre del Poder Judicial por los años que demoró la resolución de la causa.

El Juez nacido en Tres Arroyos y radicado en Necochea, Dr. Mario Juliano, también fue protagonista en esta historia y en diálogo con BUS 24 recordó: “Me tocó subrogar el juzgado. Me llaman para un juicio en el que no tenía información de hecho, para preservar la imparcialidad y en la sala de audiencias me encuentro con el acusado que estaba muy conmocionado, lo cual es infrecuente. Me llamó la atención, no había temas a discutir y me imaginé que era la amenaza de una condena de efectivo cumplimiento. Llamé a los abogados y me confirmaron que afuera de la sala estaban los hijos de la víctima muy molestos y que querían que este chico fuera a Batán. Les propuse la idea de reunirnos todos; que lo escucharan al muchacho y ellos tuvieran la oportunidad de expresarse para ver si había vías de llegar a un entendimiento y se dio el milagro. El acusado en un mar de lágrimas les pidió perdón, dijo que no la había visto a la señora. En minutos, se abrazaban y ellos mismos lo consolaban. Esta son las cosas de las que somos capaces también los humanos, la capacidad transformadora del ser humano”.
Remarcó Juliano que no estaba al tanto del trámite de la causa “y veo que era de enero de 2015 y eran casi 5 años. Uno puede ver lo que pasó, pero para la ciudadanía no tiene justificativo y ni hablar para los involucrados en la causa. Uno de los motivos del enojo de los familiares de la mujer, era la demora del trámite y al muchacho esto tampoco lo benefició, porque estaba como si el accidente hubiera sido hace 5 minutos y estuvo estos años sin saber si iba a ir o no preso y poder seguir con su vida”.
Satisfecho aún por la situación generada Juliano manifestó: “Estoy seguro de que todos nos fuimos con una experiencia de vida inesperada y mejores personas. Hablé con uno de los hijos y estaba agradecido en que hubiera ocurrido esto. Hace 21 años que trabajo como juez y pasa por generar a veces las condiciones, para darle un rostro más humano a las cosas que ocurren en tribunales. Preguntar qué ocurre, qué esperan, qué desean y qué ocurre. Afuera hay gente, una sociedad, esperando respuestas del Poder Judicial y de las autoridades políticas también, y pasa por escucharnos más”.
El juez, recordó que el imputado, fue condenado a tres años de prisión de cumplimiento condicional e inhabilitado tres años para conducir. “Fue un acuerdo de partes”, reiteró.