Amenazaron y bajaron de un micro de El Valle a pasajero por reclamar por sus derechos

8 marzo, 2020 Leido: 24

Amenazaron y bajaron de un micro de El Valle a pasajero por reclamar por sus derechos


Alejandro Cotro, un joven que viajaba de San Carlos de Bariloche hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en un micro de la empresa El Valle, vivió una terrible experiencia que incluyó amenazas de muerte por parte de los choferes, y quedó varado en Tres Arroyos luego de mantener una seria discusión, al intervenir por una crítica situación en la que se encontraban varias personas mayores de edad que necesitaban ir al baño del ómnibus que se encontraba en deplorable situación de mantenimiento, “con el inodoro tapado, el suelo orinado y el lavamanos “con un líquido negro” que quien sabe qué contenía”, tal lo relatado a LU 24.

“Nadie controla nada, uno llama en tiempo real a la Comisión Nacional de Regulación de Transporte – CNRT – y no atiende nadie, o lo pasan para el día de semana, y piden que reclamen en la sede en Buenos Aires; realmente creo que éstas son verdaderas mafias del transporte”, lanzó, y dijo que “al no haber controles gubernamentales, los pasajeros somos cautivos de la situación; pagamos un pasaje y tenemos que ser respetados como tales, tenemos nuestros derechos, y la situación límite se dio cuando una señora, una abuela de 80 años entró en crisis porque necesitaba defecar y los choferes se negaban a parar en Tres Arroyos para permitirle ir al baño, lo que alteró al pasaje completo; yo hice valer nuestros derechos, y ahí sufrí amenazas de muerte, cuando llegáramos a Buenos Aires, lo que quedó plasmado en la denuncia que realicé acá”, agregó.

“Estoy varado porque me quitaron el pasaje, y cuando intenté filmar la matrícula del micro me golpearon el celular, el que estalló en el piso. Lo había comprado con mucho esfuerzo, también me querían romper mi cámara que vale 45 mil pesos en la que había guardado fotos de lo ocurrido en el micro”, relató entre lágrimas.

“Llegaron a decirme que ellos tenían un acuerdo con la Policía para sacar y arrastrar a pasajeros que plantearan problemas, mientras masticaban hojas de coca y en el interior del micro fumaban encerrados en la cabina, no atendiendo la problemática de la gente: hubo otras dos personas también mayores con inconvenientes, en una breve parada le compramos a una de ellas facturas y cosas saladas para que se normalizara pero no sabiendo si había subido o bajado la presión cardíaca”, agregó Cotro.

“Cuando mencionaron lo de la Policía fui a hacer la denuncia a la Comisaría, y quiero destacar el gesto del comisario Ceglis, quien personalmente trató de conseguir la manera de poder recuperar o lograr mi pasaje para concluir mi tránsito hacia Buenos Aires, y de ahí hacer la combinación a Santa Fe, donde debía iniciar un trabajo vinculado a la fotografía, no sé ahora cómo me irá al no poder presentarme a tiempo, no puedo avisar porque mi teléfono está destruido, yo con gran sacrificio logré comprarlo, pintando, cortando el pasto, vendiendo en la calle, y ahora está destruido”, manifestó.

“Que la gente se anime a denunciar, tenemos que hacer valer nuestros derechos para poder terminar con ese tipo de comportamiento mafioso, y hacer que realmente los controles existan y que quien paga un pasaje pueda viajar tranquilo y sin problemas, les repito, denuncien”, concluyó.