Policiales

Cuando cuesta interpretar la Ley

13.03.2019 Leída: 6028 veces

Hace horas asistimos azorados a un hecho registrado en la vía pública, cuando un ciudadano hizo “justicia por mano propia” al golpear a un joven a quien identificó como el autor de un hecho delictivo contra su propiedad, que le causara una importante pérdida económica. Le habría robado elementos muy valiosos. Casi 70.000 pesos le costaría reponerlos.  Y tenerlos fue producto del trabajo familiar y honesto de todos los días.

Cuando fue el hecho, el vecino se vio ninguneado por las autoridades. No encontró señalas. No hubo siquiera principio de esclarecimiento,.

Tuvo que ser él mismo quien hiciera una investigación casera para hallar la vía que lo condujo al presunto delincuente. Lo encontró, lo enfrentó y lo “cascó”.

Y aunque no sea fácilmente creíble, el punto de inflexión está ahí.

Todo terminó. El golpeado en el  hospital y el golpeador camino a su casa con un palo en la mano y masticando bronca.

No hubo actuación policial que superara el momento del incidente en la vía pública donde tuvieron que calmar a un ciudadano ofuscado.

Las lesiones del castigado: fueron leves. Si no hace denuncia, no hay causa.

El hecho de acusar y “marcar a garrotazos” a un presunto delincuente, no es motivo siquiera para reavivar un expediente que alguna vez se debe haber abierto por la denuncia de la víctima?. Así estamos. Sigamos de la misma manera … total, no pasa nada.