Denunció una violenta golpiza a su hija en la secundaria de Claromecó

27 mayo, 2022 Leido: 7559

Denunció una violenta golpiza a su hija en la secundaria de Claromecó

Un violento caso que la mamá de la damnificada calificó como “bullying” ocurrió en Claromecó, en horario de clase de Educación Física y en el interior del Instituto Secundario de la localidad. Allí, según relató María Rosa Alvarez, su hija fue víctima de una golpiza por parte de tres compañeras que incluyó golpes de puño, desprendimiento del cuero cabelludo y pérdida de cabellos y uñas, patadas y rodillazos. “Terminó hospitalizada, con suero”, aseguró la mujer.

“Mi hija sufre hostigamiento desde hace años por parte de un grupito de compañeras que tiene una especie de líder que las manda; la molestan en la calle, escriben cosas sobre ella en las redes sociales. Y el martes publicaron historias sobre ella en Instagram, insultándola. Entonces ella decidió encarar a la líder, y como resultado recibió esa golpiza”, contó Alvarez.
“Lo que estaba pasando fue comentado en la escuela, pero quizá no se pensó que se iba a llegar a esto. Hablaron conmigo, se hizo un acta, y dijeron que iban a tomar una medida. Mi hija no está yendo a la escuela, me facilitaron que entregue trabajos prácticos porque ella no está en condiciones de volver, teme que le pase algo peor. Además, recién durante una entrevista periodística recibí una amenaza. Aun cuando no doy nombres, porque mi intención difundiendo esto es que no le vuelva a pasar a nadie”, sostuvo la mamá de la joven golpeada, que tiene 16 años.
Alvarez advirtió además que las familias de las jóvenes involucradas fueron notificadas de su denuncia penal, pero “no se acercaron, no tuve ninguna respuesta por parte de ellos. Desde la escuela me dijeron que se comunicarían con ellos y luego me informarían las medidas a tomar. Hasta ahora no conozco que se haya decidido ninguna medida”.
“Mi hija llegó a mi casa llorando, temblando, y por supuesto me generó muchas cosas esto, pero si uno reacciona mal es igual a los agresores. Por eso recurrí a la justicia como debe ser, al médico para que certificara lo que pasó, y la denuncia en curso por toda esta situación. A veces da miedo hablar por lo que te pueda pasar después, pero no me puedo quedar callada”, finalizó.