Jorge Albertsen compartió detalles del compliance empresario con la Sociedad Rural

21 abril, 2021 Leido: 678

Jorge Albertsen compartió detalles del compliance empresario con la Sociedad Rural

Jorge Albertsen, abogado tresarroyense que fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral, y cuenta con una acreditación internacional otorgada por la ECI (Ethics & Compliance Iniciative) de los Estados Unidos, brindó ayer una conferencia sobre compliance desde el Estudio Jurídico Borioni y hoy mantuvo un encuentro con la prensa en la sede de la Sociedad Rural de Tres Arroyos, junto a su presidente Eugenio Simonetti y el doctor Juan Pablo Borioni.

RIPSACORTO

“La idea del compliance, de lo que se viene hablando en estos últimos tres años, está asociado a la ética, a la honestidad, pero significa el cumplimiento de normas, procesos y políticas. Y si bien muchos de nosotros somos conscientes de que las normas están para cumplirse y de hecho lo hacemos, el compliance ha venido a solucionar un problema más grave, que son las consecuencias sociales y comunitarias que ocasionan los grandes actos de corrupción. Esto no empezó en la Argentina, sino que se originó hace casi 40 años en Estados Unidos con la sanción de una ley que castiga los sobornos y que tiene origen en el escandaloso caso Watergate que terminó con la presidencia de Nixon. La gran corrupción, o la corrupción política, y todo lo que va contra la integridad, produce perjuicios graves en toda la sociedad, y para eso se han sancionado normas tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, que pretenden combatir la corrupción también entre empresas privadas. Porque si bien uno podría creer que los actos entre privados no afectan al resto de la sociedad, realmente lo hacen porque a gran escala generan daños directos en el orden económico y el funcionamiento de los mercados”, explicó Albertsen.
En nuestro país, indicó el profesional, entró en vigencia en 2018 una ley sancionada por el Congreso promoviendo la integridad “de manera indirecta, responsabilizando penalmente a las personas jurídicas, algo que hasta el momento no se hacía, porque de hecho se responsabilizaba al directivo o funcionario que protagonizaba el acto de corrupción. Y las sanciones pueden llegar hasta la anulación de las sociedades, una pena de muerte para una empresa. Sin embargo la propia ley establece una serie de eximentes de pena para las empresas en la medida en que cumplan con algunas condiciones, como por ejemplo el tener un programa de integridad adecuado”.
Ese programa de integridad, amplió Albertsen, incluye la elaboración de un código de ética, que no sólo esté colgado en una página web sino que funcione y sea efectivamente cumplido. Este código variará en función de cuestiones propias de cada empresa y rubro, y del mapeo de riesgos que cada organización haga sobre sus actividades. Y también habrá que designar un responsable de que el plan de integridad se monitoree y se lleve a cabo.

En el Estudio Borioni
“La transparencia, el orden y la honestidad deben ser valores que se fortalezcan en nuestra ciudad, una acción colectiva de integridad será el rumbo de nuestra ciudad. Agradecemos la participación de la Sociedad Rural y de la Cámara Económica con sus presidentes Eugenio Simonetti y Augusto De Benedetto, ambos presentes”, destacó por su parte el doctor Borioni acerca de la charla de Albertsen que se emitió vía Zoom desde su estudio, con las presencias mencionadas.