Los Fiscales locales se excusaron en el caso del bebé muerto. Mañana habrá una marcha

30 agosto, 2016 Leido: 47

Los Fiscales locales se excusaron en el caso del bebé muerto. Mañana habrá una marcha

Leonela Soledad Álvarez, de 23 años, acompañada por su abogada Daiana Larsen, denunció de visita en LU 24 una presunta mala praxis por la que falleció su bebé, Eitan Cabello, antes de nacer, en el Hospital Pirovano. Comentaron que los tres fiscales de Tres Arroyos se excusaron de ponerse al frente de la investigación dado que tienen vínculo con los profesionales médicos actuantes.

La joven relató que “la obstetra Graciela Di Marco fue quien me hizo todos los controles de embarazo y me dijo que no era necesaria una cesárea programada tal como yo quería”. Además, comentó que “teníamos diferencia con el tema de la fecha de parto, según mi fecha de última menstruación, que era segura, el 11 de agosto yo cumplía los 9 meses de embarazo pero para ella no, ya que se guiaba por la primera ecografía que daba para el 30 de agosto y me decía que iba a tener ese día o en los primeros de septiembre, por parto natural”.

“Todo el proceso de embarazo fue normal hasta que caí en el Hospital por una trombosis hemorroidal el 13 de agosto. Anteriormente, el 27 de julio, fui porque tenía contracciones y mucha presión en la vejiga por lo que fui para ver qué pasaba, por ahí ya estaba para nacer. Me atiende una doctora  y me manda a hacer un análisis de infección urinaria, me dice que la presión en la vejiga es normal; yo había perdido el tapón y para ella era flujo, algo normal del embarazo me decía, y me mando de vuelta para mi casa, diciéndome que hiciera reposo porque las contracciones que tenía, como no eran cada dos minutos, ella no podía hacer nada, ya que tenía fecha para el 30 de agosto e iba para parto normal”, añadió.

“Estuve constantemente en reposo porque tenía una panza gigante y a gatas podía caminar, ya no daba más. Cuando me iba a hacer los controles le decía a la doctora que ya estaba que el bebé era muy grande pero me decía que no iba a hacer nada hasta que no naciera naturalmente”. “Sigo el proceso hasta que me internan y me empiezan a medicar por la trombosis hemorroidal, les pregunto a los médicos si no afectaba al bebé y me dijeron que no, que no le hacía nada, que me quedara tranquila y lo compararon como cuando te agarra cistitis en el embarazo”, comentó.

“El cirujano, tras una junta médica, me informó que me iban a hacer la cesárea el jueves a la mañana y que también me iba a operar de la trombosis. El miércoles 17 al mediodía el ginecólogo me hace el monitoreo y se escuchaban los latidos del bebé”, aseguró. Pero en el monitoreo de las 20, “ya no se escucharon más. Le hacen la ecografía y le muestran que el bebé no se movía y le dicen que está muerto”, sostuvo Larsen.

“No hicieron nada para reanimarlo”, se quejó al tiempo que indicó que “supuestamente ellos no saben qué paso ni saben cómo explicarme por qué pasó eso”.

“Me drogaron mal”

“Antes de entrar al quirófano yo les pregunté si me iban a dormir toda y me dijeron que no y eran mentiras porque me durmieron toda, me drogaron mal. Cuando despierto les pedí que me lo mostraran y cuando se acerca una doctora o una enfermera que viene con el bebé en brazos el cirujano le dice que no me lo mostrara porque yo estaba revolada y que no me iba a dar cuenta de nada, a eso lo escuché perfectamente. Me sacaron del quirófano, estaba mi familia afuera y ahí lo pudimos ver durante unos 10 minutos.

“Después me llevan a una habitación a mi sola. Como esto pasa a la madrugada al mediodía viene una doctora con el ginecólogo para que firmáramos para hacer una autopsia porque no sabían qué le había pasado. Nosotros firmamos ese papel que no leímos, nos leyó la doctora, porque con mi marido estábamos en un estado de shock y no parábamos de llorar. Ese mismo mediodía cae una enfermera a ver si lo queríamos vestir y volver a ver al bebé. Yo no me podía levantar de la cama pero mi marido si lo quiso ver, le di una ropita, y le dijo a mi marido que esperara que ella le iba a visar. Nunca apareció. Pasó todo el día ese jueves y a la tardecita, tipo 20, vuelve a preguntar a ver qué pasaba. Yo le dije que le sacara una foto para que nos quedara aunque sea un recuerdo de él. Lo va a ver y le saca las fotos. Cuando las veo no tenía nada que ver con el que habíamos visto. Estaba el cuerpo en un estado de descomposición muy avanzado, no coincidía: tenía los labios morados, una mancha en la cara que no la tenía, la parte de la nariz cortada y estaba demasiado morado en un fuentón con la ropa manchada en el pecho con sangre. Mi marido fue a levantarle la remerita para ver por qué tenía la sangre y la mujer no le permitió que lo tocara, que le sacara la foto y se vaya”.

“Violencia obstétrica”

Por su parte, la representante legal habló de “vulneración de derechos durante el transcurso del parto” y de “violencia obstétrica en el Hospital Pirovano”. Asimismo manifestó que “se denuncia por presunción de mala praxis a los médicos intervinientes”. Álvarez expresó que “se trata de Di Marco (obstetra), Echegoyen (cirujano) y Marinangelli (ginecólogo)”.

Secuestro de historia clínica y fiscales excusados

También confirmó que se secuestró la historia clínica, “que es una chanchada como está hecha”, e informó que “los tres fiscales se excusaron por distintas razones de amistad, trato frecuente o haber asistido a una fiesta de cumpleaños o cena de un médico. Ahora el expediente va a ir a Bahía Blanca”.

Larsen solicitó con urgencia la exhumación del cadáver para que se haga la autopsia correspondiente y un ADN “ya que la familia tiene desconfianza que no sea su bebé”.

“El certificado de defunción se entregó como nacimiento si vida por causas desconocidas ad referéndum de pericias”. “La familia no tiene ninguna noticia de por qué falleció su bebé completamente sano. No se realizó autopsia, posiblemente se hayan realizados algunas muestras de alguna biopsia pero tampoco tenemos la certeza”, cuestionó.

Pedido de justicia

“Que se haga justicia es lo único que pido para que mi hijo descanse en paz, me den una respuesta y estemos un poco más tranquilos”, concluyó la joven, mientras que la abogada convocó a “una marcha para este miércoles a las 19 en la plaza San Martín para juntar a la gente y todo aquel que tenga un caso similar para hablar y ver que esto no pase más”. Finalmente, resaltó la repercusión que el caso tuvo en las redes sociales y el apoyo brindado a Leonela.

Capellari: “Se le practicó una autopsia anatomoclínica y estamos todos a disposición de la Justicia”

La secretaria de Prevención y Salud de la Municipalidad de Tres Arroyos, Dra. Mónica Capellari, lamentó “profundamente el deceso de un bebé intrautero de 38 semanas” e indicó que “estuve reunida con el director técnico, Dr. Guerra, la Jefe de Obstetricia y los integrantes médicos, todos compartimos este malestar y tristeza”.

“Tuve la fotocopia de la historia clínica porque la original la tiene la Fiscalía, los procedimientos al alcance de medios que se brindan en estos casos, estuvieron todos, en un principio, resguardados y llevados adelante. El mismo equipo de médicos que atendió esta señora le solicitó el permiso para realizar una autopsia anatomoclínica, por lo que queda sobre la mesa la claridad con la que actuó. Ellos también necesitan saber qué pasó con esta criatura”, aseguró la funcionaria. “No es la autopsia que pide la Justicia, es la que con consentimiento de los papás se le aplicó a la criatura. La misma está siendo analizada por el patólogo y en las próximas horas estarán los resultados de los múltiples estudios que se hicieron”, aclaró.

“Todos estamos enteramente a disposición de la Justicia para lo que necesite y los testimonios que crean convenientes”, concluyó Capellari.