El juicio por jurados debutó en Tres Arroyos con un veredicto de “no culpable”

16 abril, 2015 Leido: 29

El juicio por jurados debutó en Tres Arroyos  con un veredicto de “no culpable”

El sistema de juicio por jurados debutó en Tres Arroyos con un veredicto de “no culpable”, que benefició a Juan Carlos Martínez, de 19 años, a quien se había imputado por robo agravado por el uso de arma de fuego con aptitud para el disparo, en un hecho ocurrido en febrero del año pasado. Tras arduas deliberaciones y pasadas las 19 de la segunda jornada del debate, acaecido en la sede del Tribunal Oral Criminal de Tres Arroyos, los 12 miembros del jurado –ya a esta altura no tendrían participación los 6 suplentes- determinaron, sin que se conociera el número de votos, que Martínez no sería declarado culpable, razón por la cual a su regreso al penal donde se encontraba alojado, era por estas horas puesto en libertad.

Atrás quedaron dos extensas jornadas durante las cuales el fiscal de juicio, doctor Gabriel Lopazzo, buscó probar la responsabilidad penal del acusado, para lo que exhibió una serie de pruebas recolectadas durante la investigación. En principio, el testimonio más fuerte en contra del joven fue el de Mónica Ibarra, dependiente de la panadería asaltada en Moreno y Libertad, quien reconoció el arma que fuera secuestrada en un allanamiento, e incluso no dudó en señalar a Martínez cuando se le preguntó si quien la había empuñado aquella mañana se encontraba presente en la sala.

La defensa, encarnada en la doctora Elisa Hospitaleche, se centró en demostrar que el hecho efectivamente ocurrió, e incluso que Martínez estuvo presente en el lugar. Sin embargo, buscó argumentar, especialmente haciendo hincapié en algunas particularidades observadas por la principal testigo –entre ellas la presencia de un aro tipo ‘piercing’ en el rostro del presunto autor del hecho, que al parecer Martínez nunca usó- que el verdadero sospechoso del robo no era otro que quien acompañaba esa mañana al acusado, Mauricio Lesta, quien resultó sobreseído en la etapa de investigación y por ende no llegó al debate oral.

En otros tramos de las audiencias, la defensa también se orientó a vincular la participación de Martínez en el hecho a un circunstancial abuso de drogas ilícitas, marihuana y cocaína, que aparecieron en sus pericias toxicológicas, combinadas con el ácido valproico que el joven recibe habitualmente como tratamiento para su epilepsia. En este aspecto, se apoyó especialmente en el testimonio del neurólogo Juan Gutiérrez, quien habló de la posible afectación del juicio crítico que podría sufrir quien esté bajo los efectos de las sustancias descriptas.

Deliberación y fallo

Finalmente, por la tarde y tras las precisas instrucciones que recibió por parte de la jueza Fabiana Brandolín, centradas específicamente en las pruebas a valorar a la hora de emitir un veredicto, el jurado dirimió la cuestión tras alrededor de dos horas de intercambio de opiniones. Presididos por una mujer joven, los ciudadanos comunes designados para esta función tuvieron que votar de manera individual, e inapelable. Ya que como está previsto en la ley, un veredicto de culpable debe reunir 10 votos positivos, ya que de contar con sólo 8 o menos, el imputado se ve favorecido con el fallo de no culpable, y de ser 9, es el presidente quien debe pronunciarse para zanjar la diferencia.

En este caso, seguramente algunas dudas que surgieron a la hora de valorar las pruebas arrojaron como resultado el resolutorio de “no culpable”, que no puede ser recurrido por ninguna de las partes, de modo tal que terminó con el anuncio, por parte de la doctora Brandolín, de la libertad para Martínez.

Con evidente satisfacción, su defensora Elisa Hospitaleche no sólo celebró el resultado obtenido, sino también la posibilidad única para la gente de participar con su decisión de la administración de justicia.

En la sala, la lectura del fallo provocó alegría entre los familiares y el propio Martínez. De esta manera se cumplió, con una actuación acorde a la ley por parte de todos los operadores del sistema, el debut del juicio por jurados en Tres Arroyos. Como anécdota, vale destacar que contrariamente a lo que podía esperarse teniendo en cuenta la problemática de inseguridad y el reclamo permanente de justicia por parte de la sociedad, hasta el momento no se han producido resoluciones condenatorias en ninguno de los juicios por jurados que se han tramitado en la Provincia desde la puesta en marcha de esta mecánica.