Las estafas aumentaron más de 50%: la jurisdicción Bahía Blanca tuvo 900 “cuentos del tío”

13 agosto, 2019 Leido: 3

Las estafas aumentaron más de 50%: la jurisdicción Bahía Blanca tuvo 900 “cuentos del tío”

Según datos de la Procuración bonaerense, hubo más de 12.900 expedientes por estafas en 2018, luego de 8.300 en 2017. Los “cuentos del tío” van desde “la llorona” a un nuevo corralito, como ha pasado recientemente en Tres Arroyos. La jurisdicción Bahía Blanca está dentro de las denominadas “calientes” al igual que la de Necochea.

El informe anual del Ministerio Público Fiscal de la provincia de Buenos Aires para 2018 marca un aumento en casi todos los rubros del delito con respecto al año anterior. Se roba más en territorio bonaerense, en general. El robo simple aumento un 17,2%, a mano armada un 3,8%. Las causas por hurto, 67 mil el año pasado, crecieron casi un 30 por ciento. Los expedientes por abuso con acceso carnal aumentaron también: 15,6%, 1545 causas IPP iniciadas en las fiscalías provinciales.
En todo el cuadro hay un delito particular, especialmente sensible para la crisis: la estafa, llevarse el dinero de otro mediante ardides y engaños. En 2017 hubo 8.346 causas de acuerdo al informe de la Procuración, con 12.971 iniciadas el año pasado, un aumento del 55,4%. La disparada en la estadística, de cara a la crisis, es preocupante y tiene una sola lectura: llevarse los ahorros de familias y jubilados es mucho más lucrativo que ponerle una pistola en la sien a un desprevenido en un ataque relámpago.
Salir a robar a la calle sale caro en términos de privación de la libertad, por otra parte, las golpizas y amenazas a víctimas o la posibilidad de un homicidio criminis causa suman años de condena en la lista de agravantes. Estafar a alguien, de acuerdo al artículo 172 del Código Penal, se castiga con un mes a seis años de encierro. Además, es un delito exarcelable si el tribunal a cargo del caso no considera que hay riesgos procesales.
Hay jurisdicciones calientes. Bahía Blanca, a la que pertenece Tres Arroyos, contabilizó 900 casos, Junín unos 386, que no suena a mucho pero es casi un 3% del total de causas por todos los delitos de la jurisdicción, casi el triple del porcentual que tiene La Matanza, por ejemplo y casi el doble que La Plata. Lomas de Zamora tuvo 1999 expedientes el año pasado. San Isidro, unos 1400.
Necochea, con 483 causas, tiene el récord en la repartición general: el delito de estafa es el 6,75% de todo el trabajo de los fiscales de la zona.
Hay formas y formas de estafar, algunas más elaboradas, con un marco lícito, frentes legales para hacer cosas presuntamente sucias
A fines de junio, Interpol detuvo en Belo Horizonte a Sergio Arnaldo Favretto. De profesión ingeniero, oriundo de Bahía Blanca, Favretto estaba en fuga hace tres años con una circular roja sobre su cabeza, el Juzgado de Garantías Nº1 de su ciudad lo buscaba por ser la cabeza de una asociación ilícita dedicada a defraudar a ahorristas con un plan de viviendas mediante la firma DyF Fiduciaria, con 120 víctimas estimadas y un daño millonario. A Favretto lo acusaban puntualmente del delito de defraudación infiel reiterada, doce hechos en concurso real con estafa, todo bajo la estructura de la asociación de la que fue considerado su jefe.

Su cómplice, el también abogado Roberto Carmona, condenado a nueve años de cárcel, se escondía no bajo una palmera, sino literalmente a simple vista: hacía de ladrón en una obra para chicos en el Teatro Porteño de la calle Corrientes en Capital Federal. Lo habían condenado a una pena excepcionalmente dura: nueve años. Estaba a la fuga hace un año. Prefectura lo detuvo antes de entrar a una función.
También hay esquemas sumamente elaborados. Una banda de 37 presuntos embaucadores fue capturada por la DDI de Trenque Lauquen de la Policía Bonaerense tras una investigación de la UFI Nº3 de la zona a cargo del doctor Juan Garriz. Habían montado un sistema de call centers con un negocio trucho llamado World Plan que engañaba, según fuentes policiales, de 15 a 20 personas por día para llevarse dos millones de pesos mensuales. Sus víctimas estaban en Casares, Trenque Lauquen, Pehuajó, Henderson. Ofrecían créditos a tasas bajas casi sin requisitos. Para acceder al crédito, solo había que depositarles de 3 a 15 mil pesos.
Un caso especial
En junio de este año, la Bonaerense atrapó a una banda dedicada a estafar gente con algo más sofisticado que incluía un manual de excusas.
Más de 30 personas confiaron gran parte de sus ahorros en una concesionaria de autos llamada Biwave que ofrecías distintos vehículos a un precio mucho menor que el del mercado. Las promociones se publicitaban a través de Internet, pero no era solo una oferta vía web. Para empezar la operación los estafadores pedían que las víctimas acudan a las oficinas ubicadas en Zona Norte en Martínez, sobre la Avenida del Libertador.
Cuando las victimas llegaban al lugar se encontraban con la fachada habitual de una concesionaria habitual, un gran lugar con ventanales, autos en exposición adentro y afuera y escritorios con computadoras y secretarias dispuestas a tomar datos pero por sobre toda las cosas cobrar lo que llamaban “gastos administrativos”.
“Yo necesitaba una camioneta porque tengo dos hijos discapacitados con una rara enfermedad llamada Tay-Sachs, que afecta al cerebro y al sistema nervioso central. Estuve buscando precio hasta que me topé con esta agencia. Primero me pidieron 105 mil para comenzar la operación. Me hicieron firmar unos papeles que después me di cuenta que no tenían ninguna validez pero fue todo en las oficinas. Todo parecía oficial y legal. Teóricamente me tenían que entregar la camioneta en un mes”, dice a Infobae Luis, empleado público de Temperley, una de las víctimas que radicó la denuncia cuando se dio cuenta que lo había robado.
“Cuando se cumplió el mes llamé y ahí empezaron las excusas. Que había faltante y por eso se retrasaban, más adelante me decían que no se podía porque a la camioneta la habían dejado de fabricar. Todo eso por teléfono hasta que fui al lugar y me planté para que me den una respuesta. Cuando estaba ahí me dijeron que me lo iban a solucionar dándome una camioneta mejor pero que para eso tenía que poner algo más de plata. Les dije que de ninguna manera. Terminaron diciéndome que me lo iban a solucionar con una camioneta usada pero con pocos kilómetros, teóricamente me la entregaban en una semana”, asegura.
“Así que cuando se cumplió la semana no me llamaron y fui hasta el lugar. Cuando llegué me quería morir. No había nada. Nada de nada, un local vacío. Le pregunté al del quiosco de al lado y me dijo que el fin de semana se habían llevado todo. Me dijo también que no era el único al que habían estafado. Hice la denuncia y me enteré que había otros casos similares”.
La investigación contra Biwave se inició en 2018 y estuvo a cargo de la fiscal Carolina Asprella. Pudieron comprobar que hasta tenían un manual de excusas para demorar a la gente. Se calculan 30 víctimas y un daño de 5 millones de pesos.
En junio de este año el juez Ricardo Costa ordenó la detención de 4 personas ligadas a la empresa. Se trataba del dueño de la empresa, su esposa, el gerente y el presidente de la sociedad. Los detuvieron a metros del shopping Unicenter en una nueva concesionaria que habían montado bajo el nombre de “Angros”. Quedaron detenidos por el delito de estafa y asociación ilícita.
Ataque al colchón
Por otra parte, hay formas más crudas de quitarle la plata a alguien que la promesa de una casa o un crédito fácil. Los “cuentos del tío” contemporáneos tienen como víctimas principales a adultos mayores: el PAMI y el Ministerio de Seguridad bonaerense hasta ofrecieron talleres a jubilados para no caer en la trampa. Son blanco fácil por un motivo simple: el relleno que tienen en el colchón.
El barrio de Belgrano tuvo un caso paradigmático semanas atrás, con una mujer de 88 años a la que le robaron 50 mil dólares. Una mujer se hizo pasar por su sobrina y le aseguró que sus dólares estaban “por cambiar de numeración”, que se los tenía que entregar. La variante del verso del dólar no es nueva, por otra parte. El otoño de 2016 tuvo otra ola de “cuentos del tío” donde se aterrorizaba a abuelos por teléfono bajo la excusa de un nuevo corralito.
También hay bandas organizadas para estafar abuelos. En enero de este año, la Bonaerense llegó hasta el penal Abregú en Cruz del Eje, provincia de Córdoba para arrestar a un grupo de presos que se hacían pasar por abogados del ANSES. Las detenciones a bandas de hombres de la comunidad gitana dedicados a secuestros virtuales y a la clásica historia de la llorona se repitieron también en los meses de 2019 en la provincia.
La primera cayó en enero en Villa Madero, La Matanza, un caso de la UFI Nº3 de Arnaldo Bianchi, tres detenidos con dos vehículos de alta gama, una camioneta Ram y un Volkswagen Bora, una pistola calibre 25, 40 municiones.
Mientras tanto, varios jugadores en los tribunales de Comodoro Py aguardan con interés el sorteo de los jueces que se encargarán de darle su veredicto tras un proceso oral al caso Hope Funds, la mayor estafa de la historia argentina, con su principal acusado, Enrique Blaksley, hoy preso en Ezeiza y más de 300 ahorristas que aseguran haber invertido en su empresa y lo denunciaron, con más de 40 firmas locales y offshore en la trama, propiedades en Panamá, Indonesia y Miami y más de 20 pedidos de quiebra.

Fuente: Infobae.