Los exjefes policiales recusaron a Lopazzo y pidieron que se investigue a los fiscales en otra jurisdicción

16 septiembre, 2016 Leido: 18

Los exjefes policiales recusaron a Lopazzo y pidieron que se investigue a los fiscales en otra jurisdicción

A través de su patrocinio letrado, ejercido por el abogado Sergio Roldán, los exjefes policiales Walter Caballero, Hernán Aranzábal y Ariel Morales recusaron al fiscal Gabriel Lopazzo, por considerar “afectada la objetividad, legalidad y oficialidad” de su accionar en el marco de la causa en que se investigan los incidentes por los que está detenido el policía Walter Galván, y en cuyo marco el representante del Ministerio Público y su par Verónica Vidal enviaron un oficio a Asuntos Internos, que terminó por desafectar a los uniformados. Asimismo, el abogado puso a disposición de LU 24 la presentación que formulara contra ambos fiscales ante la Procuración, y la solicitud para que estos hechos se investiguen en otro departamento judicial que no sea el de Bahía Blanca, de cuya órbita depende el MPF en Tres Arroyos.

La recusación
El escrito interpuesto ante el Juez de Garantías, al que se solicita la recusación de Lopazzo, advierte que el oficio girado por los fiscales a Asuntos Internos importa “un obrar decididamente ilegal, con el fin de difamar y perjudicar” a los ahora exjefes policiales. “No tenían siquiera un indicio que les permita sospechar que la cúpula policial de Tres Arroyos haya de cualquier forma encubierto a los policías detenidos Galván, Toro y Salazar (sic), es más, los procedimientos de las detenciones fueron llevados a cabo por estos mismos jefes policiales”. También recuerda que el oficio en cuestión “no estaba en el expediente”, cuando el doctor Roldán se presentó para tomar vista de la causa y ejercer el patrocinio de Caballero, Aranzábal y Morales.
Al mismo tiempo, expresa el letrado que “el acta de procedimiento de detención del oficial Galván es firmada como testigo por el ayudante fiscal de Gonzales Chaves, doctor Bianconi José Antonio, sin que se aclare el cargo y sin que exista explicación de por qué no se requirió un testigo extraño a las reparticiones policiales y fiscales”.
Y finalmente hace referencia al presunto “doble estándar” en el accionar de los fiscales respecto del policía Julio Rodríguez, cuyo traspaso a la DDI en virtud de sus buenas condiciones funcionales fue solicitado a los ahora echados jefes policiales, mientras que según el escrito existe en su contra “una denuncia del Juez Correccional de Tres Arroyos que tramita ante el fiscal Levens, y por la cual ni Vidal ni Lopazzo han enviado oficio alguno a Asuntos Internos”.

La denuncia ante Procuración
Por otra parte, Roldán dio a conocer más detalles de la denuncia que interpuso en la Procuración contra los fiscales Vidal y Lopazzo, por “la posible comisión de delitos de acción pública y graves incumplimientos funcionales”.
En principio, el texto de la presentación vuelve a referirse a la ausencia de cualquier mención a los jefes desafectados en el expediente de la causa iniciada contra el policía Walter Galván, acusado de robo agravado. Posteriormente indica que el oficio enviado por los representantes del Ministerio Público a Asuntos Internos, y por el cual los mismos resultaron apartados de la fuerza, está firmado por la doctora Verónica Vidal “que no era la instructora de la causa ni tenía ninguna autoridad funcional para hacerlo”.
La denuncia menciona también al oficial Julio Rodríguez, sobre el cual se llama la atención en torno a su actuación en distintas causas, una de ellas “que imputó al ex comisario Nicolás Provenzano, donde fue el principal testigo de la causa, reconociendo éste haber sacado las armas de la vivienda donde se estaba cometiendo un ilícito para luego ponérselas a los aprehendidos (…) Pero increíblemente Rodríguez no se encuentra imputado de delito alguno, a pesar de haber reconocido públicamente la comisión de un delito de acción pública”.
Mientras tanto, y entre otras varias consideraciones, el abogado intenta demostrar la presunta existencia de una situación de enemistad entre la fiscal Vidal y los exjefes y otros numerarios policiales, para los cuales oportunamente habría pedido distintas sanciones, y ofrece como testigos a otros numerarios de la fuerza y a la doctora Elisa Hospitaleche, quien recientemente denunció al policía Rodríguez por “abuso de autoridad”.