Necochea: aseguran que el nadador desaparecido estaba muy bien entrenado

13 enero, 2020 Leido: 8

Necochea: aseguran que el nadador desaparecido estaba muy bien entrenado

A casi 48 horas de la desaparición de Ezequiel Bermejo, ocurrida a mil metros del final de la competencia Río Mar, su búsqueda continúa en las playas de Necochea, Quequén y Lobería con un gran despliegue.

Nermejo tiene 43 años, los cumplió hace una semana. Era la primera vez que se inscribía en una carrera de diez kilómetros. Venía de finalizar una de tres kilómetros y estaba entusiasmado con el desafío. Sebastián Texido, médico y amigo, viajó a Necochea el sábado por la tarde cuando conoció la noticia. “Su estado físico es excelente y su nivel de entrenamiento es muy alto. Venía cumpliendo una buena carrera con los nadadores del medio del pelotón. Si las condiciones eran normales, hubiese terminado en una buena posición”, dijo en diálogo con Infobae.
“No tenemos novedades. Por el tiempo que pasó ya nos damos cuenta cómo viene la mano”, lamentó. La búsqueda comenzó en el mismo instante que advirtieron que no había llegado a la costa, cerca de la una de la tarde del sábado.

Posible hipotermia

“La familia y los amigos estamos destrozados”, expresaron desde el círculo íntimo del nadador desaparecido. A Necochea arribaron por la noche del sábado la esposa, la cuñada y la hermana, más un nutrido grupo de amigos. La madre, una mujer de avanzada edad, se enteró recién el domingo. Bermejo es padre de dos hijas de 4 y 9 años. La esposa planea encontrarse con sus hijas fuera de los límites de Necochea. Oriundo de Adrogué, Bermejo es contador y dueño de una pequeña empresa con un amigo.
“Tranquilo, estoy bien, yo sigo”, le habría confiado al kayakista minutos antes de su desaparición. “El tema fue la desembocadura. Cuando salió de la escollera había tres metros de ola, había cambio de temperatura y cambio de corriente. Él probablemente pudo haber sufrido algún tipo de hipotermia justo después de que lo haya dejado el guía. Por las condiciones de la carrera y porque ya había superado las piedras de la escollera, es una de las hipótesis más lógicas”, graficó Texido. En sus facultades de médico, dijo que los nadadores cuando están sufriendo un principio de hipotermia no distinguen que se están moviendo de manera involuntaria y que son los guías quienes advierten irregularidades en la brazada y confusión en el rumbo. “Como si se fueran durmiendo de a poco hasta perder el conocimiento”, describió.

Fuente: Cuatro Vientos e Infobae