Perpetua para el acusado del brutal ataque a dos mujeres en esta ciudad

24 febrero, 2016 Leido: 70

Perpetua para el acusado del brutal ataque a dos mujeres en esta ciudad

El Tribunal Oral Criminal de Tres Arroyos condenó a Jonathan Emanuel Benavídez, de 22 años, a la pena de prisión perpetua, como autor penalmente responsable de homicidio criminis causa, robo agravado por el uso de arma, homicidio criminis causa en grado de tentativa y abuso sexual agravado por acceso carnal, todos en concurso real.

La pena fue impuesta al nombrado por el sangriento hecho ocurrido el 21 de junio de 2014 en la casa de Pueyrredón 48, propiedad de Edilma Ganim, una mujer que fue asesinada a puñaladas mientras se encontraba postrada en su cama, al tiempo que el autor del brutal homicidio atacó también con un arma blanca y abusó de su cuidadora, a la que abandonó creyéndola muerta.

Poco después de ese episodio, la policía detuvo a Benavídez, quien residía en un departamento ubicado tras la vivienda de Ganim y propiedad de la misma, y halló en su poder el teléfono y otras pertenencias de la víctima. Así fue como llegó al debate oral, durante el cual en una única audiencia realizada el pasado 18 de febrero, se dio a conocer el acuerdo entre la Fiscalía y la defensa por el que el joven reconocía ser el autor del ataque.

De esta manera, quedó en cabeza del Tribunal presidido por la doctora Fabiana Brandolín e integrado por los doctores Carlos Mazzini y Gabriel Giuliani, la decisión de imponer la calificación y la pena que consideraran correspondiente. En este sentido, coincidieron con la línea principal de la acusación, a cargo del fiscal Carlos Facundo Lemble, que había solicitado la pena de prisión perpetua por homicidio criminis causa, robo agravado por el uso de arma, homicidio criminis causa en grado de tentativa y abuso sexual agravado por acceso carnal, o en su defecto y ante otra calificación, una pena de 50 años de prisión.

El fiscal, conforme

Finalizada la lectura del resolutorio judicial, el fiscal Lemble dialogó brevemente con LU 24 y se mostró “conforme, porque es justamente lo que nosotros habíamos solicitado. En este hecho se configuraban las agravantes que sostuvo el TOC en la sentencia, esto es, que los delitos se cometieron con la intención de facilitar los subsiguientes. Esta parte sostenía que la muerte se había cometido para luego facilitar los otros delitos, y afortunadamente así lo consideró el Tribunal”.