Tragedia de Cascallares: buscan probar la responsabilidad de Avots

14 octubre, 2015 Leido: 33

Tragedia de Cascallares: buscan probar la responsabilidad de Avots

Comenzó esta mañana el juicio oral a Nicolás Avots, único imputado en el marco de la causa caratulada como “homicidio simple y lesiones leves en concurso real” tras la muerte de cinco personas, ocurrida en un choque que se produjo en noviembre de 2012.  En la primera audiencia, el fiscal Gabriel Lopazzo dio a conocer su línea de acusación, que fue acompañada por el querellante, doctor Marcelo David, mientras que la defensa de Avots, el doctor Gustavo González, descartó cualquier tipo de responsabilidad del acusado respecto de las consecuencias trágicas del impacto.
Desfilarán ante los estrados del Tribunal Oral Criminal, integrado en esta oportunidad por los doctores Fabiana Brandolín, Carlos Mazzini y Gabriel Giuliani, unos 38 testigos, y se especula con que las audiencias se extenderán durante unos tres días.

El hecho

Lo que se conoce como la tragedia de Cascallares ocurrió el 26 de noviembre de 2012 en el kilómetro 508 de la ruta nacional 3, cuando un auto marca VW Gol en el que viajaban cinco personas hacia Bahía Blanca, chocó de manera frontal contra un micro de la empresa El Rápido, que se dirigía a Mar del Plata. Por la colisión, fallecieron en el acto el oficial de Caballería, Darío García, de 32 años, su pareja, Guillermina Cirone, y un menor de edad, sobrino de García. Además, luego de permanecer varias horas en estado crítico en el Hospital Pirovano, dejó de existir Amalia Beatriz Muñoz, quien tenía un embarazo de 20 días, mientras que su esposo, José García, de 40 años, fue el único sobreviviente.

“Actitud desinteresada de las consecuencias”

En la apertura del debate, el fiscal Lopazzo consideró que en las circunstancias mencionadas, Avots, a bordo de la Renault Kangoo, “invadió la mano contraria de su circulación a fin de efectuar una maniobra de sobrepaso de un colectivo de El Rapido, que circulaba en el mismo sentido, en una actitud absolutamente desinteresada de las consecuencias que podía ocasionar, teniendo especialmente en cuenta la señalización de doble línea amarilla que prohíbe el sobrepaso, la existencia de un cartel indicativo que establece dicha prohibición, y la escasa visibilidad producto de una loma en el lugar que impedía apreciar la presencia de autos en el sentido contrario. Así provocó con su accionar que el Volkswagen Gol color gris, que justamente se desplazaba en sentido contrario, viera obstaculizado su carril y, producto de la encerrona entre la Kangoo y el colectivo, terminara impactando  contra el colectivo”, con las consecuencias ya conocidas.
Los querellantes, por su parte, adhirieron a la línea esgrimida por el representante del Ministerio Público.
Mientras que el defensor de Avots, Gustavo González, advirtió que la acusación de la Fiscalía “carece de fundamentos”, y aseguró que por cuestiones técnicas está en desacuerdo con la misma y buscará probar sus argumentos.