Tres años de prisión por el robo a una parrilla

21 agosto, 2015 Leido: 83

Tres años de prisión por el robo a una parrilla

El Tribunal en lo Criminal de Tres Arroyos condenó a Santiago Rodolfo Lazarte a cumplir la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional, tras hallarlo penalmente responsable de los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego en la parrilla “Gran Danés” y robo agravado de vehículo dejado en la vía pública.

El pronunciamiento estuvo a cargo de la doctora Fabiana Elena Brandolin, en su carácter de juez unipersonal designada en ambas causas, a las cuales se arribó a su conclusión mediante el procedimiento de juicio abreviado acordado entre la fiscalía interviniente, la defensa y el propio encausado.

En el primer caso y luego del análisis de las pruebas reunidas durante la investigación penal preparatoria, quedó plenamente acreditado que entre las 22 horas del día 6 de enero y las 0.15 del día 7 de enero de 2015, Lazarte se apoderó de un ciclomotor que se encontraba estacionado en la puerta de una vivienda, a la altura del 1800 de la calle Paso de esta ciudad, vehículo al que accedió empleando violencia, cortando el sistema de cableado existente desde el tambor hacia el burro de arranque, tras lo cual huyó en el mismo.

La propietaria del ciclomotor, al tomar conocimiento de ello, difundió la novedad a través de amigos y de una red social, y a los pocos minutos del hecho Lazarte fue visto por vecinos en la zona del barrio Los Ranchos de Luján, toda vez que alertada la policía y la patrulla urbana, los que juntamente con la víctima iniciaron la persecución hasta que lograron su aprehensión en el predio de una vivienda particular.

En el segundo hecho por el cual fue condenado, se probó que el 28 de marzo de 2014, siendo aproximadamente las 21.30 horas, Lazarte ingresó a la parrilla “Gran Danés” ubicada en Ruta 3 y en Av. Garibaldi de Tres Arroyos, propiedad de Carlos Federico Giordano y previa intimidación con un revólver Doberman calibre 32, se apoderó en forma ilegítima de dinero que el comerciante tenía en la caja, y antes de retirarse asaltó a una pareja y su hija, que habían concurrido a cenar al lugar.

No sin antes dar aviso a la policía, el comerciante damnificado observó el desplazamiento de Lazarte, primero por ruta 3 y luego por ruta 228, huyendo a pie siendo aprehendido y reducido por los efectivos luego de amenazarlos con su arma, la que periciada se determinó que no se encontraba apta para el disparo, y además se le secuestró el dinero que el condenado llevaba consigo.

3 años y 2 meses por dos robos calificados

El Tribunal en lo Criminal de Tres Arroyos condenó a Pablo Nicolás Kain a la pena de 3 años y 2 meses de prisión, tras hallarlo penalmente responsable de la comisión de dos robos calificados por el uso de arma de fuego, hechos perpetrados en nuestra ciudad, habiéndose concluido el proceso mediante un acuerdo de juicio abreviado al que arribaron el fiscal, la defensa particular y el ahora condenado.

La sentencia condenatoria fue dictada por la doctora Fabiana Elena Brandolin, en calidad de juez unipersonal, y la pena impuesta vencerá en abril de 2018, encontrándose el encausado alojado en la Unidad Penitenciaria N° 4 de Bahía Blanca.

Quedó probado en la investigación fiscal que el 10 de noviembre de 2014, siendo las 22.45 horas, el condenado Kain, luego de amedrentarlas con un revólver, se apoderó ilegítimamente de computadoras y celulares que llevaban dos jóvenes estudiantes de un instituto de formación docente, mientras ellas se desplazaban por la avenida San Martín, a metros de su intersección con calle Estrada. Ambas víctimas, al dar su versión a los efectivos policiales que intervinieron en el hecho, brindaron detalles precisos acerca de las características físicas y vestimenta de Kain, y luego lo identificaron en reconocimiento de personas.

En relación al segundo hecho -ocurrido el 4 de noviembre de 2014-, se probó que Kain ingresó a un comercio ubicado en Saavedra y Lavalle de esta ciudad, y asalto a la propietaria del mismo, también exhibiendo un revólver, y se apoderó de una computadora notebook, siendo luego reconocido plenamente mediante la exhibición de fotografías.