Ventilan en juicio oral un presunto caso de abuso sexual

19 agosto, 2020 Leido: 2581

Ventilan en juicio oral un presunto caso de abuso sexual

El tresarroyense Miguel Angel Burgos llegó hoy a juicio oral acusado de abuso sexual simple agravado por la condición de conviviente con la víctima, una adolescente nacida en el año 2004 que denunció, a través de su madre, haber sufrido tocamientos por parte del nombrado.

Los hechos denunciados habrían ocurrido en el transcurso de un período de tiempo mientras Burgos, su entonces pareja y madre de la niña y ella misma convivían en un domicilio de la calle Matheu al 800.
De acuerdo a lo que indicó en su línea de acusación la fiscal Natalia Ramos, del testimonio de la adolescente –que fue incorporado mediante una grabación de la llamada Cámara Gesell- y de otros elementos que obran en el expediente, “se podrá acreditar que Burgos es el autor del delito de abuso simple agravado por la convivencia”. Ramos se reservó para el alegato final, no obstante, la calificación definitiva y el pedido de pena.
La defensora oficial, doctora Laura Pereyra, adelantó que pedirá la absolución de Burgos. Consideró que lo obrante en el expediente no constituye prueba suficiente contra su defendido. Y destacó además que la denuncia contra Burgos se efectuó en el marco de un conflicto familiar por la identidad de la menor.
Interviene como juez el doctor Carlos Mazzini. Se espera que comparezcan varios testigos de ambas partes durante el día de hoy, en que el debate quedaría cerrado.
Audiencias suspendidas
En tanto, se informó que no se realizarán mañana y el viernes las audiencias de juicio previstas en torno al caso de abuso sexual agravado por acceso carnal y por el vínculo con la víctima que tiene por imputado a David Oscar Barrionuevo, ya que se hizo lugar al pedido de suspensión interpuesto por la defensa.

Dos debates más

La actividad tribunalicia vinculada a casos de abuso sexual continuará la semana próxima con dos nuevos debates. En uno de ellos, según trascendió, la propia víctima ya mayor de edad podrá comparecer ante el juez y contar en carne propia lo que denunciara cuando era menor en una causa que quedó archivada. Al arribar a sus 18 años, ella misma acudió a la Fiscalía para saber qué había sido de las actuaciones iniciadas cuando dio cuenta de su padecimiento, y al informársele que era posible reabrirlas, decidió hacerlo y así su caso llegará a juicio oral.